Pinceladas Experienciales del Rivismo. Creatividad e Innovación en el Arte del siglo XXI

Pinceladas Experienciales del Rivismo. Creatividad e Innovación en el Arte del siglo XXI
Composición mediante la aplicación de Pinceladas Experienciales del Rivismo. Ramón Rivas

martes, 26 de febrero de 2013

El Rivismo explicado por el protagonista de su Obra."Flash de una Quimera"


El Rivismo explicado por el protagonista de su Obra."Flash de una Quimera" / Ramón Rivas
El Rivismo explicado por el protagonista de su Obra."Flash de una Quimera" / Ramón Rivas, 2008


     En el Rivismo las obras cuentan historias. Desde las propias vivencias de sus materiales y elementos que participan en el escenario,  hasta la de sus propios personajes que se atreven a viajar entre las Pinceladas Experienciales y explicar lo que allí sucede.
La obra, Flash de una Quimera, Ramón Rivas 2008, es un ejemplo en el que el protagonista, explica su propia historia, y al mismo tiempo repasa la Filosofía y los Conceptos del Rivismo.


     Orbitaba tranquilamente,  cuando ráfagas de materiales comenzaron a masajear mi entrecejo. Globos portadores de sonidos, revoloteaban a mi alrededor y trataban de hacer lo mismo que yo, mantener intactos sus encantos frente a los caóticos pobladores materiales del espacio intergaláctico. Esta es mi casa, la de aquí, la misma de ET cuando no estaba allí.  Por cierto,-según dicen-, en continua expansión.
   Difícil de sobrevivir, pero dentro de este caótico Caos, el azar ha estado conmigo. Los globos sónicos son como bibliotecas parlantes. Guardan sonidos en su interior, son la historia volante.
     Uno de ellos chocó con una pieza de alguna nave desintegrada. El sonido salió. Pero era  información recitada, como si de una clase magistral se tratase. Escuché con atención y pude sintetizarla y este fue el resultado:
   “Cuando una partícula coincide con su antipartícula, ambas se destruyen y se trasforman en energía. Si el Big Bang, hubiera sido totalmente simétrico, se habría generado el mismo número de partículas y de antipartículas, se destruirían por parejas, se generaría mucha energía, y así, hasta acabar con toda la materia y antimateria. Pero claro, si esto lo has escuchado tú, es porque hubo un desequilibrio entre ambas,   ganando la materia. Y de hecho, por cada mil millones de antipartículas se formaron mil millones más una partículas. Así que por cada mil millones de pares partícula-antipartícula que se aniquilaron, quedó una solitaria partícula que uniéndose con otras en similares circunstancias, dieron lugar a los primeros átomos, estrellas, galaxias”.
     Gracias a todo esto, aquí estoy yo. Bueno. Yo,…y mi circunstancia, expresión que incorporé a mi léxico espacial cuando otro globo aireó pensamientos de un filósofo español José Ortega y Gasset que con mayor precisión dijo: Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo. Pensamiento que aparece en su obra “Meditaciones del Quijote”. Circunstancia que hizo  posible que existieran unas ruedas correderas, un muelle, carcasas de algún dispositivo, chapas, cristales, número phi,…etc. Y todo esto, armado en un desorden ordenado ha dado lugar a lo que hoy soy yo.
    Pero volviendo al quehacer de cada jornada, paseo, admiro la belleza del Universo y a veces reflexiono, sobre todo cuando observo las rodadas de mis pies. Estas son reales, no son tan profundas como la de aquellos astronautas de plató. Es una lástima que no pueda sacar una foto, pero con las temperaturas tan extremas que hay aquí, los rayos X del Sol y los ultravioletas, inutilizan cualquier cámara. Hecho que comprobé con una cámara de vídeo que se desprendió de uno de dichos globos.
    Estoy sólo en el espacio, busco compañía, pero es difícil que partes de elementos que orbitan por el espacio se organicen por azar y formen otro cuerpo similar al mío. Espero con alegría retenida,  porque en donde hay tanto caos, es casi imposible encontrar el mismo caos que me formó, pero con carga contraria. Y así, ensamblar lo que sería mi media naranja, pero no la mecánica. Y aquí estaríamos la pareja.
     No abandono la idea de tener compañía algún día. De hecho, rescaté de uno de los globos que se estrelló, un recipiente lleno de vino tinto y dos copas. Aquí las tengo para cuando llegue el momento. También conseguí un baúl en donde guardo cartas e información que descargan los globos. De hecho, algunas provienen de la Tierra. La que más me ha emocionado es la que escribió Don Quijote de la Mancha a su amor Dulcinea. Él llevaba cuerpo metálico como yo. Eso es buena señal. Sin demora, tengo que escribir una carta.
     Dicho lo cual, y por arte de magia, se dispara el flash, se reconstruye el instante, como si de una foto se tratase. Ahora tenemos la impresión de ese instante. Con él, tal cual y  su mundo, se transforma en un lienzo y por un sistema modulado de poleas lo transporta hasta el Buzón de Correos Espacial con destino la Tierra.
     Quiero que mi sueño llegue a la Tierra. Deseo encontrar una Dulcinea metálica. Y para eso,… ¡qué mejor que hacerme una promoción cósmica! ¡O quizás mejor, un viaje en el tiempo!
     Paralelamente a esta historia,-contada por el protagonista de la obra-, se han ido relatando conceptos del Rivismo que aparecen  en esta composición pictórica. Conceptos tales como; Las Pinceladas Experienciales, en los elementos que intervienen en el lienzo; hierro, cuerdas, poleas, ruedas, muelles,…etc.  Del todo a una Parte; El Todo que es el propio cuadro, participa como una Parte en el mismo cuadro, que es el cuadro en pequeño que envía el protagonista por Correo Espacial a través del sistema de poleas.
  Pero, ¿quien transporta esta información? ¿Hay un cartero espacial, o simplemente estamos en un espacio-tiempo multidimensional? Entonces,… ¿la ranura del buzón es un agujero negro, en el que existe un agujero de gusano? Lógicamente así es, con la aplicación conceptual de la Pinceladas n-Dimensionales esto sería posible.
     Por el buzón,-su agujero de gusano particular-, el protagonista se traslada a la Casa-Cueva de Medrano (Argamasilla de Alba-Ciudad Real), en donde Miguel de Cervantes, está encarcelado y le pide que escriba un nuevo capítulo en su obra universal en el que cree a su “dulcinea cósmica” y le de la opción de declararse con una poesía llena de sentimiento experiencial. Reúne a las dos parejas y van a celebrarlo a la Venta en donde fue armado caballero. Al final de la jornada, el protagonista invita a Don Quijote a que regrese con él  a su parcela cósmica a través de su agujero negro. El Ilustre Caballero acepta y emprende una nueva Batalla. Contar las suyas en el espacio. Mientras orbita, en busca del Teatro del Universo en donde poder relatar sus hazañas, la reciente pareja intercambia sus energías, empatizan experiencialmente, y vacían sus copas en un ritual en donde la gravitación, suelta lastre para que su amor compartido,  flote por todo el universo curvo, y se transmita a través de los oscuros túneles; por el pasado, el presente y el futuro. Y todo, en un mismo instante.

     Por cierto, el protagonista, aún no tiene nombre. ¡Pónselo tú!  ………………….



© Rivismo

Más artículos del Autor
PerfilObras y Vídeos del Autor

lunes, 25 de febrero de 2013

El Grito del Rivismo. Sentimientos de los Materiales en la Obra de Ramón Rivas, "El Grito del Huevo"


El Grito del Rivismo. Sentimientos de los Materiales en la Obra de Ramón Rivas, "El Grito del Huevo"
El Grito de Huevo. Sentimientos de los Materiales en esta Obra de Ramón Rivas

La obra del Rivismo, El Grito del Huevo, Ramón Rivas 2006, es un buen escenario para explicar los conceptos y la filosofía del Rivismo. Nuevos conceptos al asignar a elementos, objetos, materiales y en general a la naturaleza muerta; funciones, características y sensibilidades que son inherentes a las personas. La narración novelada a través de esta obra, facilita la comprensión de esta propuesta artística.


¿Cómo no? Aquí están. Son muchos, como el arroz en la paella. Pero no tan sabrosos. Son los algoritmos, secuencias de instrucciones precisas que deben seguirse para realizar una tarea.
Imprescindibles a la hora de resolver problemas en programación, e incluso, aplicables al proceso de freír  un huevo. Por curioso o gracioso que parezca, para elaborar un huevo frito se debe seguir un plan bien estructurado; sacar el huevo de la nevera, colocar la sartén, poner el aceite, encender el fuego, calentar, comprobar la temperatura, cascar el huevo en un plato, echarlo en la sartén, esperar a que se fría, sacar…
Todo está a punto. Un ilusionado aprendiz, esquema en ristre, comienza el proceso. Paso por paso, ahora ya está el aceite a temperatura ideal. Antes de echar el huevo a la sartén, el afanado cocinero, intenta lavar el plato en donde vació previamente el huevo.
Abre el grifo del fregadero y qué sorpresa. El agua explota. El aire inesperado en la tubería expulsa con violencia el agua, con tan mala intención, que algunas gotas caen sobre el aceite caliente. Inmediatamente un grito elevó los decibelios de la cocina. El dolor viaja a través de su piel y aún…, el ingrediente no está en el aceite. Los algoritmos no previeron este accidente.
Este suceso, me hizo recapacitar. Si unas gotitas de agua sobre el aceite, produjeron tanto dolor. ¿Qué impresión reciben la clara y la yema cuando caen sobre el aceite humeante? ¿Qué ocurre en su estructura molecular? ¿Se produce dolor, aunque sea un dolor material?
 Estos interrogantes son el aliciente  para que las Pinceladas Experienciales del Rivismo, entren en un mundo de elementos materiales con sus respectivas experiencias vividas y sus peculiares sentimientos. Quizás como unidades o partículas  de energías sin masa, invisibles, pero presentes en todas partes.
De aquí nace la obra de Ramón RivasEl Grito del Huevo, composición que reproduce de una forma casi humana, la horrible impresión que recibe un huevo a temperatura ambiente, al entrar en el aceite a una temperatura entre 120 y 180 grados.
La yema, se transforma en una cara material, con todos los signos de sorpresa, dolor y horror. Un rollo de manguera de presión, se transforma en dicha cara y sus ojos también adoptan las mismas facciones de la cara. Los sentimientos manifestados, se magnifican por la acción de  unos ojos que  sienten empatía experiencial con la propia cara. Son clones provenientes del proceso cíclico, de una parte al todo y viceversa.
 La clara, sufre también una reacción traumática. Su movimiento ondular, lucha desenfrenadamente para salirse de los límites de la sartén y en este caso, del lienzo. Transparencias en la clara permiten compartir experiencias y protagonismo con los otros materiales. Dejan ver a través de ellos el otro material, asumiendo sus experiencias. Esto tiene cariz de empatía. Y en este caso, empatía experiencial.
 Mucha energía en los elementos con masa, compuestos por; plástico, caucho, hierro, madera, pintura, óxido,…etc. Y mucha energía invisible  proveniente de elementos o partículas sin masa, y que representan los sentimientos reactivos de los propios elementos materiales. Partículas sin masa que se pueden superponer entre sí e incluso posarse sobre las que sí tienen.
 Los sentimientos viajan por todo el escenario compositivo. Sus energías, se distribuyen reforzando las zonas con menos energía  y compensando las zonas más saturadas a través de las rejillas. De esta forma, se equilibran las tensiones que la situación ha provocado en el espacio escénico.
 ¿Semejanzas entre los sentimientos producidos por elementos materiales y humanos? Quizás las haya, pero salvando distancias. Los de carácter humano; los interpretamos, los provocamos, los sufrimos, los compartimos,...etc.  Pertenecen a la dimensión espacio-tiempo. En el ámbito material, los sentimientos se alojan en una dimensión no reconocible por nosotros. Sin embargo, su energía sin masa y por tanto, invisible, acompaña como sombra, a la parte material que fue captada instantáneamente e incorporada a la obra, mediante la aplicación de Pinceladas Experienciales.



© Rivismo

Más artículos del Autor
PerfilObras y Vídeos del Autor

sábado, 2 de febrero de 2013

VÍDEO.- El Rivismo...En un Lugar de la Mancha...Exposición con Obras de Ramón Rivas





Exposiciones del Rivismo, con obras del artista español y manchego Ramón Rivas, por lugares mencionados por Don Miguel de Cervantes en su novela de caballería en la que inmortaliza a Don Quijote de la Mancha. Obras de tamaño grande para apreciar la Filosofía y los Conceptos del Rivismo. Conceptos tales, como: Igualdad Experiencial, Empatía entre Materiales, Lo Fuerte y lo Débil, Reasignación de Funciones y Roles, Magnetismo Manchego,...etc., aportan Novedad, Creatividad e Imaginación al Arte Contemporáneo actual. esta exposición fue en Bolaños de Cva. (Dic-2009 / En-2010).



© Rivismo

Más artículos del Autor
PerfilObras y Vídeos del Autor
_____________________________________________________________________